Sábado 25 de Septiembre de 2021

Hoy es Sábado 25 de Septiembre de 2021 y son las 15:50 Fm LaWapa 96.7Mhz. - lawapa@hotmail.com.ar - fmlawapa.com.ar

28 de julio de 2014

El Enemigo Perfecto

Por José Mayero.
Columnista de Mañana Wapa

Más  allá  de  lo  que  suceda  este  miércoles,  hay  que  señalar  que  la  economía  no  está  para  nuevos  cimbronazos.  Ya   es  suficiente  con  los  que  tiene.   Y  lo  sabe  todo  el  mundo,  tanto  en  el gobierno  como   en  toda  la  oposición.   Apoyado  por  las  encuestas  que  favorecen  e  incrementan  la  imagen  presidencial  en  la  negociación  con  los  fondos  buitres (nadie  en  su  sano  juicio  ante  la  pregunta  de  si  está  a favor  o no  de  los  buitres  va  a  responder  a  favor  de  estos)  ,  el  gobierno,  que  en  su  adn  tiene  la  autovictimización   y  la  autoexculpación   como  marcas  registradas,  encontró  en   esta  lucha  al  enemigo  perfecto  para  seguir   echando  la  culpa  de  todos  los  males  que  nos  aquejan,   a  los  demás,  en   este  caso  los  fondos  buitres.  Al    coctel  amargo  de  retroceso  de  la  actividad  con  inflación,    resulta  un  disparate  asignarlo  a  todos  los  enemigos  que  el  gobierno  fue  enumerando  en  su  derrotero  hasta  llegar  al  juez  Griesa.  Los  ingredientes  a  ese  coctel  hace  tiempo  los  viene  aportando  las  erráticas  políticas  económicas.  No  fue  una  medida  desacertada   la  que  nos  trajo   a   la  actual  situación,  fue   un  proceso   lleno  de  errores e  impericias.    En  el  marco  de  adjetivar  sobre  la  década  k,  podría  decirse  también   que  fue  una  década  partida,   una  etapa  virtuosa  hasta  el  2007  signada  por  el  equilibrio   de   los  grandes   motores  de  la  macroeconomía ;  crecimiento, baja  inflación  ,  dólar  competitivo  y  superávits  gemelos.    Cuando  esos  motores  se  empezaron   a  desinflar,   lejos  de  ingresarlos  al  taller  para  hacerles  el   service  correspondiente   en  momentos  en  que  esos  arreglos  no  eran  tan  costosos,  apenas  hubiera  alcanzado  con  un  cambio  de  aceite,  filtros  y  otras  menudencias,  hoy  nos  encontramos  con  el  motor  casi  fundido  y  ya  no  se  arregla  con  un cambio   de  aceite.  La  persistencia  en  los  errores ,  e  impericias   de   los  mecánicos  de   entonces  y  la  insistencia   en   seguir  la  carrera  con  el  motor  a  alta  temperatura   nos   hizo   entrar   boxes  antes  de  que  termine  la  carrera.  El  gobierno   calculó   mal  porque  creyó  que  podía  llegar   a  la  bandera  a cuadros  aunque  sea  decorosamente, aunque   sabía  que  era  difícil  acceder  al  podio.  Pero  los  problemas  se  precipitaron  antes  y  para  llegar  al  final  de la  carrera  tuvo  que  apelar  a  varias   entradas   a  boxes  antes:  en  0ctubre  del  año  pasado  la  Presidenta  afirmaba  que  “esperen  a   otro  gobierno  si  quieren  que   devalúen”,  en  enero  de  este  año  se  produjo   de  golpe  una  devaluación  del  25%  de  un  saque. 

Todo  el  mundo,  por  derecha,  izquierda  y  el  centro  coinciden  en  que  uno  de  los  problemas  de  la  economía  argentina  es  su  restricción  externa.  Dicho  en forma  más   categórica,  un   problema  central  es  la  falta  de  dólares.  También  lo  sabe  el  Gobierno,   por  eso   su   apuro   en  arreglar   a  billetazo  limpio   los  juicios  del  Ciadi,  el  Club  de Paris,  y  el  pago  a  Repsol  por  la  expropiación  de  YPF;  a  quiénes,  Kicillof  dixit,  no  solo  no  le  íbamos  a  pagar  una  moneda  sino “que  le  vamos  a  cobrar”.  Le  tapamos  la  boca  con  cinco  mil  millones   de  dólares  más  un  bono  de  otros  mil.  De  puro  macho  nomás,  dirían  en  el  barrio.  Y  todos  esos  arreglos  obedecen  a  una  lógica:  la  necesidad  de  que  el  país  vuelva  a  los  mercados  de capitales  y  por  la  vía  financiera  entren  dólares  para  aliviar  al  casi  fundido  motor  de  la  economía.   Y  llegar   de  esa   forma  al  final  de  la  carrera   más  o  menos  tranquila.  Es  de  manual  que  un  gobierno  que  se  va  no  va  hacer  los  ajustes  dejando  el  campo  libre  para  el  que viene, y  menos  en  la  Argentina.  Como  una  excepción  a  la  regla  desde  la  restauración  democrática,  justamente  fue  el  gobierno  de  Kirchner   el  que  asumió  sin  necesidad  de  hacer  ajuste  alguno,   ya  que  las  malezas  del   campo    se  la  habían  limpiado   Duhade-Lavagna.   Pero  los  tiempos  económicos  precipitaron  los  hechos  y  a  pesar  del  costo  político  que  ello  conlleva  a  una  gestión  que   ha  hecho   del  relato  épico  una  viga  fundamental  de  su  arquitectura  política,  en  los  hechos  y  en  la  practica  tuvieron   que  desandar  el  camino  recorrido.  Desde  ya  que  era  intención  del   Gobierno  dejar  que  el  ajuste  lo  haga  la  próxima  administración   y   que  los  grandes  problemas  de  esta  economía  como  la  inflación,  el  déficit,  los  subsidios  y  el  tema  energético,  por  tiempo  y  por  menor  capital  político,  este  Gobierno   no  los  iba  a  solucionar.

Más  allá   del  arreglo  que  se  logre  o  no  este  miércoles,   y  que  no  queda  otra  alternativa  más  que  rogar   que  en  este  contexto  sea  el  menos  malo,   el  problema  no  está  precisamente  ahí.  Está  en  la  economía  real  que  desde  fines  del  año  pasado  ha  entrado  en  zona  de  recesión  y  reparte  coletazos  por  todos  lados.   El  PBI  creció  nada  que  mueva  el  amperímetro  o  directamente  retrocedió  si  se  toma  el  PBI  por  habitante.  La  inflación   solo  decrece  en  los  índices  oficiales,  a  pesar   de ello  se  ve  que  los  números   de  la  Argentina  son   enormes  en  cualquier  estándar.  El  15%  de  precios  al  consumidor   que  anotó  el  Indec  para  el  primer  semestre   triplica  al   índice  anual  del  vecindario.   Venezuela  encabeza  el  ranking  mundial  mientras  nosotros  peleamos  el  segundo  puesto  con  Sudan  e  Irán.  Y  no  es  el  mejor  podio  para  subirse.  Para  seguir  con  los  ejemplos  del  vecindario   se  ve  como  países  como  Bolivia,  Chile,  Brasil  o  Perú,  para  citar  solo  algunos,  despliegan   grandes  esfuerzos  para  reducir  sus  bajas  (comparadas con las nuestras)  tasas  de  inflación,  porque  nadie  ignora,  que  la  inflación,  es  un  factor  que  desparrama  distorsiones  a  lo  largo  y  ancho  de  toda  la  economía,  empezando  por  los  salarios.  Un  ejercicio  nos  ilustra   sobre  tales  distorsiones:  en  el  año  1994   con   40  sueldos  era  posible  acceder  a  una  vivienda  de  50  metros.   En  el  2000  bastaban  35.  Hoy  son  necesarios  entre  70  y  80  para  adquirir  el  mismo  bien.    Otra   muestra  es  la  perdida  de  valor  del  peso. (ver  cuadro).   Por   supuesto  que  todos  los  indicadores  tanto  publico  como   privados  muestran  que  la  inflación  es  algo  menor  a  la  de  algunos  meses  atrás,  aunque   muchos   miran  el  cuadro  desde   otro   ángulo:  la  inflación  sería  aún  mayor  si  no  fuese  por  la  caída  del   consumo,  porque   las   fuerzas  que  la  empujan  siguen  intactas.  Lo  que   termina   coincidiendo  en  un   cóctel  amargo:  recesión  con  inflación  y  las  consecuencias  ya  conocidas,  un  mercado  laboral  cada  vez  más  duro,  suspensiones,  caídas  de  horas  extras  y  turnos,  situación  que  empieza  a  abrir  el  camino  de  los  despidos.  Una  encuesta  en el   mercado  laboral  en  blanco  revela  que  ya  comienza   a   exteriorizarse  el  temor   a  perder  el  empleo.  Es  lo  que  hay,  la  pura  realidad.  Y   a  esta  carrera  ya  accidentada,  le  falta  el  desenlace  de  los  fondos  buitres,  que  como  se  decía  antes,  lamentablemente  la  mejor  opción  a  la  que  podemos  arribar  es  a  la  del  mal  menor.  No  hay   victoria   posible   en  la  decisión  que  se  tome.    La  deficitaria  economía  que  tenemos  va  sufrir  más  tensiones.  No  es  cuestión  de  entregarse   sino  de  medir  cuidadosamente  la  consecuencias.   Argentina  sigue  siendo  un  país  con  enormes  posibilidades  y  potenciales,  solo  hace  falta  que  se  solucionen  los  problemas  cruciales  de  la  economía  (inflación,  déficit fiscal, déficit  energético,  subsidios, cepo)  generados  por  un  proceso  de  errores  e  impericias,  que  partieron  la  dékada.

 

Que  se  compraba  y  que  se  compra  con 100  pesos

Producto (en  kilos)

           Agosto  de  2004

         Diciembre  2013

 

 

 

Pan  francés

                42,6

              5,3   

Asado

                16,5

              1,8

Harina de  trigo

              103,4

            12,0

Yerba  mate

               50,6

              4,6

Pollo

               27,0

              4,0

Azúcar

               78,0

           12,4

Leche en sachet

               73,5

           13,0

COMPARTIR:

Comentarios